Susana Giner 15 febrero, 2019

Que alguien mire las cervezas como quien evalúa un mal cuadro, así, a distancia, acercándose y alejándose con el ceño fruncido, con un brazo cruzado sobre el estómago y la otra mano cogiéndose el mentón, te indica, infaliblemente, siete cosas:
-que no tiene ni idea,
-que quiere “algo” para regalar,
-que todo le va a parecer demasiado caro,
-que todo le va a parecer demasiado barato,
-que te va a dar la mañana,
-que acabará llevándose un pack de Duvel
-y poniéndome de muy mala hostia.

Nada le va a parecer bien. Todo será demasiado caro o demasiado barato, demasiado oscuro o demasiado claro, demasiado fuerte o demasiado suave, demasiado normal o demasiado raro, demasiado algo o demasiado lo contrario… Y, en definitiva, nada de lo que tengo en la tienda combinará bien con la lámpara, y, claro, no va a cambiar la lámpara. Qué más da lo que haya dentro de la botella…

“Aaaaah, pero… ¿es cerveza??”

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *