ddspumat 23 mayo, 2019

Mientras le digo a alguien ‘avísame cuando publiques tal cosa, que te ayudaré con la difusión’ me sorprende la sensación de absurdo que me producen mis palabras.
He dicho ‘te ayudo a darle difusión’, es decir, ‘te ayudo a hacer que esa información llegue a más personas a través de mis canales’.
‘Darle difusión’ significa exactamente eso: ‘darle difusión’, propagar, divulgar… ayudar a que se propague como si fuera un incendio, para que llegue al máximo número de personas… porque puedo, ungida por el Poder, grande o pequeño, que me conceden las RRSS y las audiencias…
Es desasosegante cómo convertimos a las personas en mercancía…

Lo cierto es que en ningún momento he comprometido mi palabra: no me he ofrecido a avalar esa información, solo a promover que se extienda…
Y lo cierto también es que los conceptos aconsejar, prescribir, asesorar… se han banalizado a causa de su mercantilización. Ahora se compran opiniones, retuits, ‘compartires’, elogios, alabanzas, estrellas, etc…
Nunca he sido una mercenaria de la viralidad. Solo digo que me gusta aquello que me gusta, jamás he ‘vendido’ un consejo… aunque, es cierto, a veces me callo lo que no me gusta. Y menos mal que lo hago, ¿eh?, menos mal…

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *