Susana Giner 13 diciembre, 2019

Así, sin pensar demasiado…
Hay gente que opina que los niños necesitan padre y madre, que necesitan el modelo femenino y el masculino, porque eso es lo natural. Ese es el motivo, sin más: que es natural. NATURAL. VOX y sus votantes opinan así, aunque también se lo he oído a gente que se considera progresista.
(Y es que ahora nos hemos vuelto todos psicólogos infantiles y también naturofílicos o como se diga.)
Es recurrente ese argumento, el de ‘es natural’, para legitimar algo, y, según esa lógica, lo antinatural es ilegítimo.
Me pregunto por qué lo natural es mejor. Me pregunto también qué es lo ‘masculino’ y qué es lo ‘femenino’ y si se pueden definir sin emplear las palabras ‘cocina’ y ‘pantalones’, conceptos muy poco naturales.
Me pregunto si existe un modelo estándar de ‘familia natural’.
La familia es un constructo.
La familia es una forma de organización social cuya finalidad era, mediante el matrimonio, los reinos y las dotes, asegurar la subsistencia de los vástagos y de los ancianos, y tiene muy poco de natural.
Y me gustaría saber por qué esa gente que dice lo del modelo tradicional de familia al hablar de las necesidades de los niños, no dicen también que los niños necesitan sobre todo amor, respeto, seguridad, estabilidad, educación… De eso no les oigo hablar nunca. Y eso cualquier tipo de familia puede dárselo a un niño.
Y también me pregunto por qué se necesita un modelo masculino y otro femenino y para qué, que a rascarse los huevos o a ponerse una compresa uno aprende sol@.
Y me pregunto si no le conviene más a un niño modelos de personas íntegras, honradas y empáticas en lugar de ‘machos’ y ‘hembras’.

Lo natural…

Es que hace tanto que lo natural me la pela… y hace tanto que creo que deberíamos haber dejado atrás la dicotomía macho/hembra…

El ser humano es humano, precisamente, porque no es natural. El progreso de nuestra especie se mide en cuánto ha superado lo natural.
Los seres humanos llevamos años, siglos, milenios… tomando distancia de lo natural. Empezamos a hacerlo en el momento en que instrumentalizamos el primer palo y lo convertimos en una herramienta, y lo consolidamos cuando inventamos la familia, cuando controlamos el fuego, domesticamos animales y cultivamos especies vegetales.
Los humanos, que llevamos milenios huyendo de lo natural como esencia de especie, ahora exigimos vivir en ‘lo natural’.
‘Es natural.’
El dolor, la enfermedad, la vejez… todo eso es muy natural y cada día lo combatimos.
Natural es que las niñas sean madres con 14 años, que los individuos ancianos se mueran de hambre, morirte de una infección, ir en bolas por la calle, comer crudo…

En la Naturaleza los feos no tienen hijos, porque la belleza la inventó la Naturaleza para que los individuos sanos se reprodujeran en lugar de los enfermos, que suelen ser más ‘feos’. En la Naturaleza, los individuos con alguna disminución física o psíquica mueren antes de llegar a adultos, en cambio, nuestra sociedad artificial les procura las condiciones necesarias para que lleguen a viejos y, además, felices.
Gracias a que los seres humanos somos capaces de sustraernos de ese impulso y valoramos otras cosas en el prójimo, no solo se ‘emparejan y reproducen’ los guapos. Si el hombre es un ser civilizado lo es porque ha sido capaz de trascender la misión de perpetuar su especie y ya no nos ‘unimos’ solo para procrear.

En fin, que ya digo que este chorro lo he soltado sin pensarlo demasiado y ahora me encuentro que no sé cómo acabar.
Ah, sí, sí… ya sé: Señores de VOX, si hay algo nada natural son las banderas, los himnos y los partidos políticos.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *