Inventario de las perlitas recogidas al cabo de la jornada, para burla, mofa, escarnio, ultraje, humillación y, en caso de apetencia, insulto directo, de nuestra exquisita clientela, que es lo único que me mola de mi trabajo. Los sujetos burlados serán identificados con nombre completo, ciudad de residencia, DNI y número de teléfono, así se les podrá telefonear de madrugada para amenazarles y tal.

 

Entre quienes las leen, las anécdotas de la tienda suscitan mayoritariamente reacciones que podrían encuadrarse en dos grupos:Grupo A – Este grupo de lectores disfruta, las comenta, las ríe si se tercia, reflexiona sobre ellas y sus posibles implicaciones y pide más y más. Entienden que es la recreación significativa de un extracto de la realidad, intencionada, por supuesto, no del todo inocente, probablemente un poco guasona, pero, por descontado, no malintencionada. Nada malintencionada. Cuando nos encontramos, suelen hacer alusión a alguna que les ha hecho especial gracia y yo les obsequio con pormenores extra.

Grupo B – Este segundo grupo se obstina en verlas como burlas, escarnios o, incluso, ‘lapidaciones’, considerándolas, creo que con sarcasmo, estrategias de venta. Eso me deja a mí en bastante mal lugar, claro, una especie de monstruo desalmado, casi sanguinario, muy cruel, látigo de los ignorantecerveceros. En su mayoría, los lectores de este grupo mantienen una relación bastante superficial con nosotras, por lo cual no nos conocemos mucho, o nada; ni falta que me hace, por supuesto, ni ganas, faltaría más, pensarán.A pesar de que he reflexionado sobre este asunto con toda la dureza de que soy capaz (me conviene), que es mucho, para mí es el primer grupo el que está en lo cierto.Eso no invalida la posibilidad de que yo sea mala, muy mala, por supuesto; de hecho, lo soy, y mucho, pero no lo vuelco en el blog: Mala sí, tonta también pero no tanto.¿Y si os dijera que la mitad de las veces las situaciones narradas son ficticias? ¿Y si os dijera que al menos la mitad de cada historia es ficción, salvo excepciones?¿Y si os dijera que en la mayoría de ocasiones un suceso anodino me ha servido de catalizador para inventarme una historia del tipo ‘¿y qué pasaría si?’?Ilustro con una escena lo que quiero exponer o una escena me hace reflexionar y la utilizo para expresar un sentido más complejo. Es decir, LITERATURA.

¿Cambiaría esto las cosas?

¿Y si os dijera que las anécdotas auténticas de bochorno, aquellas que de verdad llenarían esto de carnaza barata y harapos impúdicos no las cuento?A lo largo del día entra mucha gente en esta tienda (nunca es suficiente) y la mayoría no tiene ni idea sobre cerveza… La atención al público es una fuente inagotable de situaciones incómodas y estas no las cuento, por pudor y porque no me apetece que me rompan la cara.¿Si os dijera esto que os acabo de decir, sería diferente? Además, me consta que muchos protagonistas se han reconocido en su historia y, no solo no tengo ninguna queja, sino que algunos me han dado las gracias. Si alguna vez ocurriera lo contrario porque alguien se sintiera molesto, pediría disculpas y lo lamentaría profundamente.En resumen, hay muchos blogs mejor que este para leer.

Perlakas / Visitas extraterrestres

Susana Giner 15 mayo, 2013

Entre quienes las leen, las anécdotas de la tienda suscitan mayoritariamente reacciones que podrían encuadrarse en dos grupos: Grupo A – Este grupo de lectores disfruta, las comenta, las ríe si se tercia, reflexiona sobre ellas y sus posibles implicaciones y pide más y más. Entienden que es la recreación significativa de un extracto de la realidad, intencionada, por supuesto, no […]

Susana Giner 7 enero, 2013

-Quiero una cerveza que tenga la cara de un gato. Es que vi una en Francia pero no la pude comprar porque la tienda estaba cerrada. Le enseño una Marina Black Cat, una Zulogaarden Norai y una Cat Porter de Refsvindinge. No tengo más ahora mismo. -No, no, es que en estas no se ve la carita al […]

Susana Giner 9 mayo, 2012

Que alguien mire las cervezas como quien evalúa un mal cuadro te indica, infaliblemente, cuatro cosas: -que no tiene ni idea, -que quiere «algo» para regalar, -que te va a dar la mañana, -y que acabará llevándose un pack de Duvel. Nada le va a parecer bien. Todo será demasiado caro o demasiado barato, demasiado […]

Susana Giner 10 abril, 2012

Viernes. Establecimiento cervecero ajeno. Nos estamos tomando unas cervezas quetecagas con el dueño. Se abre la puerta… -Vengo aquí con mis colegas porque tenéis miles de cervezas… ya les digo yo… vamos ahí que tienen miles de cervezas… y yo soy algo entendido, ¿sabes?, en cerveza… y les he dicho que vengamos aquí, que tenéis […]

Susana Giner 6 abril, 2012

Domingo. Calçotada: Amigos, birras, sol (muchas pecas) y calçots. Bueno, y calamares en salsa americana, queso cortadito en tacos, cocktail de encurtidos (qué nombre más in para un montón de aceitunas mezcladas y pepinillos), patas al caliu, alcachofas, calabacín, pimiento… brazos de gitano de varios sabores, café…  Ellos ponían los calçots, yo las birras y […]

Susana Giner 31 enero, 2012

100% verídico -Hola, buenas noches… ¿tienen latas de San Miguel?-No, lo siento…-Ah, vale, de cerveza no tienen nada, ¿verdad?… … … … No, ni una gota, lo siento.

Susana Giner 27 enero, 2012

Pese a que me toca a mí pringar como una desgraciada en la cervecería, los periodos vacacionales de mis esclav… empleados tienen un prodigioso efecto revitalizante en mi autoestima.  Oído ayer mientras servía birras a mi estilo: una pa ti, una pa mí, otra pa aquel, otra pa mí, dos para la 3, dos pa […]